Los 5 superalimentos del deportista

Publicada en Publicada en Artículos

A mi modo de ver, todos somos atletas de la vida. Y, por tanto, todos necesitamos alimentarnos como tales. Tanto si estás “entrenando” para perder grasa/peso como si lo haces para alcanzar un objetivo deportivo, necesitas energía. Una energía constante que obtienes de lo que ingieres, por lo que te gustará saber que existen ciertos alimentos cuya riqueza nutricional es tan elevada que podemos considerarlos “superalimentos”.

Yo sostengo que prácticamente todos los alimentos naturales contribuyen a mejorar la salud, y cada persona debe decidir cuáles, en particular, le hacen sentir mejor. Lo ideal es que dichos alimentos sean ecológicos porque contienen menos residuos químicos y suelen contener más nutrientes que los convencionales. Los alimentos locales resultan especialmente beneficiosos.

Los alimentos naturales deberían constituir nuestra fuente principal de nutrientes, en lugar de depender de suplementos dietéticos, ya que estos últimos no siempre constituyen una opción saludable. Una excepción a esta regla es el aceite de pescado, por la sencilla razón de que la mayoría de los pescados no proporciona EPA y DHA en dosis suficientes, y el aceite de linaza tampoco. Este suplemento nutricional es, por consiguiente, muy importante para la mayoría de las personas.

Evitar todo tipo de comida basura es tanto o más importante que lo anterior, si nuestro objetivo es gozar de un rendimiento físico óptimo. Comer bien es, como mínimo, tan crucial como ejercitarse físicamente. Atrás quedaron los tiempos en que se afirmaba que había que evitar comer carne y grasas saludables (sobre todo, huevos).

A continuación, tienes una lista de los cinco superalimentos clave para tu salud. Un consumo regular —incluso diario— de estos alimentos puede contribuir, de manera significativa, a mejorar tu rendimiento físico y tu salud en general:

Ternera

La mejor carne es la ecológica; es decir, la que ha sido alimentada con pasto en todo momento. Cuando se cocina al punto, o poco hecha, la carne conserva gran parte del aminoácido glutamina (que se destruye con la cocción). La glutamina constituye un buen combustible para el intestino, pues ayuda a absorber mejor los demás alimentos. Esto nos permite estar seguros de que vamos a obtener todas las vitaminas, minerales, fitonutrientes y macronutrientes de nuestra dieta. La ternera, además, contiene la forma de hierro de más fácil absorción para el organismo, y todos sabemos que el hierro es de vital importancia para los glóbulos rojos y la función muscular.

Hortalizas de hoja

Las mejores son: las espinacas, las hojas de remolacha (las raíces también son fantásticas), la col rizada, las lechugas de color oscuro y el diente de león, pues contienen múltiples nutrientes, incluido el folato. Las lentejas, los espárragos, la carne de vacuno y el pavo también son particularmente ricos en folato natural. Hoy día, un alarmante número de personas presenta, sin saberlo, una deficiencia de ácido fólico, que es una de las vitaminas del grupo B, esenciales para la fabricación de glóbulos rojos y el transporte de oxígeno a los músculos. El ácido fólico sintético —el que se encuentra en casi todos los suplementos dietéticos, en la harina refinada y en otros alimentos envasados— puede ser menos eficiente y, en demasiadas ocasiones, incluso nocivo.

Yemas de huevo

Los huevos enteros son alimentos muy saludables. En la yema se concentra la mayoría de los nutrientes, por lo que comer yemas de huevo a menudo puede mejorar tu salud. La colina —un nutriente importante que se encuentra en las yemas de huevo más que en cualquier otro alimento— es primordial para que el cuerpo pueda afrontar el estrés con garantías. Además, las yemas de huevo de gallinas sanas son ricas en vitamina A. Existe la idea equivocada de que las frutas y las verduras contienen mucha vitamina A, y esto es falso. El betacaroteno de los alimentos vegetales debe convertirse en vitamina A, pero este proceso no se realiza de manera eficiente en los seres humanos. Es por este motivo que los alimentos de origen animal son tan necesarios.

Aceite de coco

Los triglicéridos de cadena media (TCM) son muy populares en forma de suplemento para mejorar la energía, pero ¿por qué no comer comida de verdad, como el aceite de coco virgen? Resulta ideal para cocinar y está delicioso en batidos ¡e incluso en el café!

Arándanos

El ejercicio puede generar un importante estrés oxidativo, lo que ralentiza la recuperación y acelera el envejecimiento. Para combatirlo, el cuerpo necesita utilizar múltiples vitaminas, minerales y fitonutrientes a modo de antioxidantes (algo que debería provenir siempre de los alimentos, no de cápsulas). Los arándanos constituyen, probablemente, la mejor fuente de estos nutrientes. Sólo media taza al día de arándanos, ya sean congelados o frescos, puede ayudarte sobremanera a combatir el estrés oxidativo. Las espinacas y otras verduras, e incluso la carne de vacuno, también contienen nutrientes que contribuyen a combatir el estrés oxidativo.

(Visited 86 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *