MAF: la pieza que falta

Publicada en Publicada en Artículos

Por el Dr. Phil Maffetone

Traducción de Ester Galindo

Hay muchas personas que pasan por alto la recomendación más importante de MAF, y me cuesta entender el motivo. Tal vez se deba a que la mayoría de la gente está tan acostumbrada a seguir unas dietas prefabricadas y unos planes de entrenamiento universales, que ya no son capaces de sintonizar con su propia intuición.

Los gatos, los hámsteres y muchos otros animales tienen cerebros altamente curiosos. Pero los seres humanos contamos con unas capacidades cognitivas más amplias porque somos algo más que meramente curiosos: meditamos, buscamos el significado de la vida y deseamos divertirnos (quizá) más que otras criaturas.

Utilizando nuestra increíble creatividad, experimentamos con nuestros hallazgos personales más relevantes, e incluso con los aparentemente más triviales. Este es uno de los aspectos por los que logramos sobrevivir como especie y mediante el cual hemos desarrollado la capacidad de disfrutar de la vida, más allá de simplemente existir para propagarnos.

Asimismo, somos animales de rebaño y hemos desarrollado toda una serie de recursos para poder vivir y no limitarnos a sobrevivir. Por ejemplo, tenemos mucha más variedad de alimentos (muchos de ellos, nutricionalmente pobres) que la mayoría de los animales salvajes, y debido a nuestro éxito como especie, nuestra comida es también más abundante… (para muchos, demasiado abundante). Además, contamos con ciertas fuerzas sociales —la influencia del marketing a través de Internet, la televisión y la publicidad impresa— que ejercen un enorme control sobre nuestras elecciones.

Es cierto que crecemos mejor formando parte del rebaño, pero nuestra sociedad parece haber extraviado el camino hace ya un tiempo. A menudo, las personas perdemos la curiosidad y seguimos instrucciones a ciegas, como si fuésemos zombis camino del abismo.

Todo esto se suma a una pérdida de la intuición, ese instinto vital básico tan importante no sólo para la supervivencia misma, sino para gozar de una salud y un rendimiento físico óptimos y disfrutar de la vida. Una vez que descubrimos qué es lo que a nosotros nos funciona mejor, independientemente de lo que el resto de la manada esté haciendo, podemos hacer algo más que simplemente sobrevivir.

Esta es la clave de mi enfoque MAF y lo que lo diferencia tanto de otros programas. De hecho, no se trata de un programa en absoluto. Es un enfoque destinado a ayudarte a decidir qué es lo mejor para ti y ayudarte a reconectar con tu intuición para que tomes las riendas de tu alimentación, tu salud, tu condición física y hasta de tu propia función cerebral.

Muchas personas, simplemente, no terminan de entenderlo. Es tremendo, por ejemplo, que muchas de ellas se refieran al test de las dos semanas llamándolo “dieta”. La idea subyacente al test de las dos semanas es que cada persona lo haga de manera personalizada, con el fin de reconectar con su intuición y su instinto en lo tocante a cómo debe alimentarse para cubrir sus necesidades personales. En realidad, dentro del espectro del comportamiento humano, este test se sitúa en el extremo opuesto a lo que viene siendo una dieta al uso.

Asimismo, todo mi planteamiento en cuanto a la condición física (que suelo denominar “función aeróbica máxima” o MAF) tiene como objetivo hacer que la gente se dirija en una dirección, o tome una alternativa, más saludable. MAF cuenta con una sólida base científica y aborda el desarrollo del sistema aeróbico, el cual incluye la mejora del metabolismo de la grasa y el mantenimiento del equilibrio entre salud y rendimiento físico. Cada persona presenta un umbral particular para el ejercicio en términos de intensidad, duración y tipo de actividad. A pesar de lo que las revistas de running puedan afirmar, no existe una sola pauta de entrenamiento que resulte satisfactoria para todo el mundo y, de hecho, muchas planificaciones se convierten en las mejores pautas para lesionarse. Mi sistema permite que cada persona elabore su propio programa de entrenamiento y se mantenga sana mientras entrena. Y sí, los deportistas también ganan velocidad.

De todas las recomendaciones sobre comida, ejercicio físico, estrés y demás aspectos MAF, la más desconocida, oculta y aparentemente misteriosa es la que, probablemente, sea también la más importante: desarrollar la propia intuición. Toda la información que suelo compartir constituye, en realidad, una guía para ayudarte a personalizar todos los aspectos (físico, bioquímico y mental y emocional) de tu estilo de vida para que cubran, de la mejor manera posible, las necesidades de tu cuerpo. Simplemente ten cuidado y no te pongas a seguir unas pautas que tú crees que son adaptaciones personalizadas, cuando en realidad se basan en alguna vieja planificación que una vez leíste por ahí y ahora sigue presente en tu cabeza.

Un número incalculable de personas anónimas han mejorado gracias al sistema MAF, y cada dos por tres llegan a mis oídos nuevos casos de éxito. Entre los atletas profesionales que mejor ejemplifican todo esto se halla el seis veces campeón del mundo del Ironman de Kona, Mark Allen. Mark comprendió, de inmediato, todos estos conceptos y él mismo se puso a tejer todos los aspectos de su estilo de vida con unos resultados impresionantes. Ahora, que ya se ha retirado del triatlón, puede seguir utilizando estos mismos principios para sacar el máximo provecho de su vida.

Más recientemente, la triatleta Amanda Stevens fue capaz de realizar grandes hazañas, tanto en salud como en forma física, al lograr armar su propio rompecabezas con gran agilidad.

Todo el mundo puede beneficiarse de MAF y también es cierto que, para algunos, la mejoría puede tardar algo más de tiempo. Lo importante aquí es que, una vez que las personas consiguen liberarse del yugo de las tendencias sociales y las tradiciones, son capaces de llegar a ese estado de individualidad única, que es la que les permite lograr grandes cosas en su búsqueda personal de la salud y el rendimiento físico.

(Visited 280 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *